top of page
Buscar

Abuso del sistema

Actualizado: 8 may






En los principios de Uber y Lyft, muy pocas personas utilizaban sistemas como el GPS Falso para burlar el funcionamiento de las aplicaciones. El GPS Falso era el único utilizado por los conductores para poder agarrar los bonos de las altas demandas. Por el simple uso de estas aplicaciones, Uber y Lyft desactivaron cientos de cuentas. Eran bien estrictos con el uso de estas aplicaciones.


Con el paso del tiempo vinieron nuevas aplicaciones que afectaban el funcionamiento de Uber y Lyft debido a que los conductores estaban sufriendo daños económicos. A diferencia de años anteriores, Dara Khosrowshahi, Logan Green and David Risher se limitaron a desactivar cuentas debido al alto volumen de conductores utilizando estas herramientas como MicroDroid, GPS Falso, Antenas para interrumpir señales, entre otros.


La utilización de estas herramientas para afectar el funcionamiento de las aplicaciones de Uber y Lyft no afectan directamente a las compañías, pero sí a otros conductores que intentan ganarse la vida de manera honesta. A ningún conductor que utiliza estos métodos le importa el daño que puede causar, pero tampoco le importa a Uber y Lyft.


Uber y Lyft tienen en sus políticas de Actividades Fraudulentas establecidas claramente que el uso de estas herramientas pueden terminar en la desactivación de las cuentas de los conductores. Políticas que ninguno ejerce.


Por otra parte. Los gobiernos de las ciudades crean mayores sanciones a quienes intenten obtener mejores ganancias de su trabajo. Si intentan realizar viajes en efectivo y que estén mejor pagados, pueden sufrir penalidades que van desde multas hasta prisión. Mientras que Uber y Lyft presionan pagando miserias y explotando las ciudades como Miami, por otro lado, el gobierno sanciona a los conductores que están tratando de sobrevivir. No culpo a las personas que utilizan estas herramientas para mejorar sus ganancias, pero esto no está bien. El gobierno de la Florida y de sus ciudades no están ayudando en lo absoluto. Están plenamente del lado de las compañías sin importar los daños que están causando en la sociedad.


Es triste escuchar a cada rato que un conductor perdió su auto o está a punto de quedarse incluso sin lugar para vivir porque depende 100% de Uber. Hay personas que llevan años trabajando en Uber o Lyft y no pueden realizar otro tipo de trabajo por razones profesionales o personales. Comprar un auto de $30,000 o más para hacer Uber o Lyft es una inversión de riesgo con un costo que un trabajo regular no puede cubrir. La culpa total de estos problemas recaen en Uber y Lyft y son apoyadas o respaldadas por nuestros gobiernos estatales y locales.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page